Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 octubre 2011 6 01 /10 /octubre /2011 14:07

 

 

 

A veces imagino cómo sería  un  dialogo entre “las dos partes de Iberoamérica”,  hoy voy a intentar poner algunos trozos de ese imaginario dialogo en este blog. Esas cosas que nunca se dicen abiertamente en las reuniones diplomáticas, pero que están latentes en el corazón de la gente con la que hablas.  

 

cosas de casa 001

Habla América Latina.

En estos últimos 500 años, nunca nos has dejado de mirar  por encima del hombro. Ni siquiera desde  que fuimos consiguiendo  las independencias. Nos costó, nos costó mucho,   nuestros historiadores aun dicen  que fue una independencia fallida, no incorporamos a los indios, ni a los esclavos negros, que tardaron un tiempo en dejar de ser esclavos. Pero mal que bien fue nuestra independencia. Y eso nunca estuvo  en vuestro modo de tratar con nosotros. El colonialismo parecía estar siempre presente.

En este tiempo hemos tratado de ayudaros muchas veces, las guerras, vuestras devastadoras guerras del siglo XX, y la cantidad de gente que acogimos entonces. La guerra civil española, la dictadura portuguesa;  en cambio nosotros nunca nos sentimos bien recibidos en vuestra casa, que si los argentinos esto, que si los chilenos lo otro, que si los brasileños lo de más allá, que si los colombianos lo de más acá… Y en vuestros libros de texto tampoco salíamos muy bien parados. Luego nuestras crisis  y nuestras dictaduras, en las que tuvimos que salir buscando nuevos modos de ganarnos la vida, y entonces que si los ecuatorianos patatín y los bolivianos patatán, que si los peruanos esto y los paraguayos lo otro.

Los mexicanos, y por lo general los centroamericanos pasaban un poco más desapercibidos, no iban tanto a vuestra tierra, se iban a la de los gringos … pero de ellos hablaremos más tarde. De los gringos digo, los centroamericanos y sus procesos de paz tuvieron mucha ayuda de la Unión Europea, las cosas como son… pero ¿y luego? Qué hicisteis luego sino marcharos y decir eso de:  “ con estos no hay quien pueda… ”

Las becas eran todas para ir para allá, no para aprender nada de nosotros, en un permanente decirnos… es que sois como sois. Los emigrantes en cambio sí venían  para acá. Como  si la vida real fuera tan distante de la academia.  Y entre vuestros emigrantes y nuestros investigadores y pensadores fuimos construyendo un saber que todavía en Europa no valoráis. 

No queríais saber nada de nuestros indígenas, y menos de nuestros afrodescendientes, como si os doliera algo… o a lo mejor como si todavía os molestara verlos en vuestras mesas y en vuestras salas de reuniones. A no ser que fueran a pedir claro. 

 

cosas-de-casa-014-copia.gif

Habla Europa y sobre todo la península ibérica.

Pero  es muy dificil para nosotros veros todo el rato tan indolentes, tan poco serios, tan vuestros y de maneras tan peculiares,  tan falsamente dependientes y sobre todo tan poco constantes, con esa dificultad para decir no, con esa dificultad para llegar a tiempo, con esa manera de no concretar, de no saber dar una voz cuando hay que darla. Como si el trabajo fuera otra cosa diferente a la vida, como si el trabajo no fuera con vosotros. Y luego claro a pedir, siempre a pedir, que cuando haya que justificar los gastos ya iremos viendo. Como si eternamente debiéramos pagar por miles de cosas. Aceptamos que muchos de nuestros antepasados hicieron cosas muy malas, pero las últimas las hicisteis vosotros solos.

Además os negáis a poner  políticas fiscales que ayuden a la igualdad, a crear instituciones sólidas y fuertes que den credibilidad a las inversiones, a vigilar los terrenos en los que nace la corrupción y claro todas esas tareas que son muy desagradables nos tocan a  nosotros. Luego siempre las críticas vienen a  nuestro lado, pero no queda otro remedio, hay que actuar de policía malo si quieres que las cosas tengan una cierta credibilidad.

cosas-de-casa-018-copia.jpg

 

América latina le contesta sobre todo a España

Imagina que cuando te dieron de la Comunidad Económica Europea todos esos fondos denominados de cohesión te hubieran mandado al lado un coordinador de programas, alemán, un maestro francés, un inspector italiano y un evaluador belga. Te habrías negado, fuera cual fuera el proyecto, te habrías negado y habrías pedido controlar tus programas con tu gente. Los sistemas de control los aceptabas y si no los cumplías se acababa el dinero, pero que vinieran a hacerte el programa, ¿no hubiera sido incluso humillante?

Otra cosa es hacer programas conjuntos compartidos, tanto en el desarrollo como en la evaluación, pero parece que eso no entraba en tus modelos de cooperación con nosotros… ahora la cosas cambian y vas aprendiendo que si quieres que hagamos cosas juntos has de aprender que somos distintos, que a nosotros esa obsesión por la productividad, la competitividad, la riqueza y el capital nos mueve menos que a vosotros. Son otros los valores, sabemos que en tu evaluación vienen rubros que me tengo que comer si necesito tu dinero, pero nos gusta más vivir, estar con la gente que nos gusta, aprovechar a la familia no como arma arrojadiza, sino como espacio de convivencia. Nos gusta sentir que el trabajo es para vivir y no la vida para trabajar.  Es cierto que todavía padecemos un clasismo “orgánico” que nos deja mal situados en cuanto a las políticas sociales, y que padecemos una xenofobia encubierta que de encubierta tiene poco en muchas ocasiones. Pero estamos en ello, vamos a meterle el diente a este problema poco a poco, y  somos jóvenes,  no vamos mal. Vamos a pelear por  erradicar la inequidad, la desigualdad y la pobreza, vosotros habéis conseguido mucho. Habéis mostrado al mundo que la sociedad del bienestar es posible y es posible hacerlo extensivo a la inmensa mayoría de los ciudadanos. Por eso muchos de los nuestros se fueron para allá y ahora aun sin trabajo no quieren volver para acá. Pero ya deja de mirarnos por encima del hombro y de querer imponernos tus recetas como si fueran las únicas válidas. El tiempo actual, el que estás viviendo demuestra que también cometes errores. Tal vez llegó el momento de aprender a mirarnos de tu a tu. De construir un espacio de verdad conjunto.

 

cosas-de-casa-022.JPG

 

 

 

Posiblemente sea un topicazo pero….

 

El papel que juega la cultura para superar  fricciones  es imprescindible. De no darle cabida  lo pasaremos todo al terreno de las inversiones y en ese punto ambos quizá estemos más a gusto con otros inversores, o sin estar más a gusto serán otros inversores los que vengan a perfilar nuestro futuro empresarial y económico.¿Seremos capaces de recuperar el mundo de los afectos en las relaciones internacionales? O nos seguiremos dejando dominar por el mundo de los dineros y los capitales circulantes. Que dicho sea de paso circulan poco y anidan mucho en bolsillos muy conocidos.

Cuál será el papel que América Latina le dará a España cuando España deje de poner dinero. Cuál la forma de mirar a América Latina cuando lo que podamos poner sea solo nuestro capital creativo. ¿Volveremos a recuperar ese modelo que la historia nos cuenta que fue de oro,  en que eran las ideas lo que circulaba entre ambos y de ellas nació un modo tan peculiar de ver el mundo? Y al final todas las cosas que nos echamos en cara ¿son insalvables? No si ponemos en marcha la generosidad de la escucha si te quitas ese yelmo y te bajas de ese caballo y si te arrancas ese victimismo y miras con la cabeza alta, entonces seguro que podremos construir un espacio compartido.

Y a todos nos interesa. No sé si económicamente, que creo que también, pero humanamente mucho. Nos interesa mucho. 

 

belo.-12-08-11-156.JPG

 

Compartir este post

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo

Comentarios