Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 noviembre 2013 1 04 /11 /noviembre /2013 18:08

 

 

En “reflexiones en torno a la cooperación cultural”, decía que la primera de las cooperaciones que se deben establecer en el campo de la cultura es con la política. Acabo de leer un artículo maravilloso de Bauman en el que afirma: “El poder es la capacidad de hacer las cosas y la Política la capacidad de decidir cómo deben hacerse las cosas” . Para el autor  es evidente que la política tiene cada vez menos poder y quien se va adueñando de ella, ya lo hemos dicho en múltiples ocasiones,  es la economía. Esa economía sucia y trapichera que se hace desde los mostradores de los bancos a costa de los que  hemos de ingresar nuestros fondos en ellos sin otro recurso que plegarnos a sus condiciones, que nunca son dictadas por la política, sino por unos banqueros que dan la imagen perfecta del personaje despreciable de las novelas de Dickens.

dickens

La cultura en esa imprescindible cooperación con la política debe aumentar su  capacidad de proponer acciones concretas y a ser posible empezando  por lo que son  nuestras señas de identidad.

Nuestras señas de identidad,  aquello para lo que nos constituimos en sector organizado y con capacidad de actuación conjunta, aquello por lo que defendemos  tener instituciones políticas propias  como los ministerios o los sistemas de gobernanza locales, y que  son entre otras: El estímulo y el fortalecimiento de la creatividad, en primer lugar y por encima de todo defender la capacidad creativa del ser humano como capacidad creadora de nuevos modelos de crecimiento. La defensa de la identidad, sin que esto se convierta en  arma arrojadiza, (se suele confundir con la reivindicación de un patrimonio chauvinista y territorial, además de clasista y de claro corte oligarca). La inclusión de la diversidad, entendiendo ésta como la incorporación de las diferencias en los procesos de desarrollo y de  crecimiento social compartido. La participación social, mostrando y enseñando las manifestaciones artísticas de todos los grupos que componen el espacio sobre el que estamos actuando, trabajando por la apropiación del espacio público, activando la presencia colectiva en los espacios ciudadanos, etc. La transversalidad de la mirada cultural en otras esferas, como es la economía, la educación, la ciencia, o la salud. Estas señas   como algunos de los ejes principales de la actuación de las políticas del ramo.

UNESCO.jpg

Las políticas culturales hasta la fecha han ido dando cuenta de estos campos de trabajo, pero de forma encubierta y sin explicar claramente cuáles son las intenciones que van detrás de cada uno de ellos.  ¿Por qué el primer ministerio que destrozaron a su llegada Aznar y Rajoy fue el de cultura y luego despotrican  emborricados contra la aparición de identidades divergentes?  ¿por qué en Francia se tilda a Amazon de plaga social y no se hace nada por construir una plataforma que le haga competencia desde esa Europa que no tiene identidad cultural, al menos en las plataformas de venta? ¿Por qué en los grandes museos del mundo parece que  la historia del arte es la historia de lo que sucedió en los palacios y en las iglesias? En definitiva, cuál es la causa por la que la cultura ha jugado a ser poder y no ejercerlo durante tanto tiempo. Hasta la fecha ha querido la capacidad de hacer las cosas, pero nunca ha querido tomar partido sobre  cómo se debían hacer. Ha llegado el momento de tomar partido (hasta mancharse) por la recuperación de la presencia de una mirada cultural en la  política, y no hablo de los artistas sólo, hablo de los que nos dedicamos a la cultura como sector.

La cultura es una fuerza de construcción social  y debe apostar por un modelo. Los que trabajamos en la cultura hemos de optar por un modelo de construcción social. Por una forma de ejercer el poder. Modelo en el que sin duda no vamos a estar todos de acuerdo, pero eso es lo bueno, la capacidad de disenso como modelo, como estructura de incorporación de las diferencias. Si sólo seguimos reivindicando nuestras subvenciones y ayudas, el pedacito de capital que nos corresponde de una torta inmensa … lo más seguro es que nos lo den y nos vuelvan a callar para siempre.

Si por decirlo nos quitan parte de esas ayudas, como sucedió con el  no a la guerra y la desaparición de  muchos millones de euros para hacer cine,  hemos de gritar mucho más fuerte que seguimos orgullosos de oponernos a la guerra, en cualquiera de sus manifestaciones.

no-a-la-guerra.jpg

En España el mundo de la cultura se comienza a organizar en torno a varias demandas propias, ojalá que además sepan mirar las demandas nacionales que sin ser estrictamente culturales afectan a la vida cultural de las personas. Los recortes,  sin que nadie sepa que pasa con tanto y tanto dinero “secuestrado” a lo público, afectan una forma de entender el presente y el futuro de un país que no acepta que la privatización sea la forma de vida en común.

Es hora de que los autores y creadores opinen sobre cómo legislar el derecho de autor, y cómo cobrarlo, que dejen de ser las empresas y los gobiernos neoconservadores los que dictan catedra. Es hora de abrir el patrimonio a los inmensos colectivos cuyas  historias  nunca estuvieron incluidas. Es hora de reivindicar la creatividad en las escuelas y en la vida educativa. Es hora de recuperar el sentido del espacio público como espacio de participación y encuentro. Todo eso se debe hacer desde la cultura. Es hora de que la política y los políticos entiendan y lo hagan gracias a nuestros aportes,  que la mirada humana y social que se necesita,  está y siempre lo ha estado en lo que es más humano de todo, el lenguaje simbólico y creativo que nos ayuda a entendernos a partir de lo que somos, de lo que queremos ser y de lo que soñamos conseguir.

Necesitamos entrar en la política y no sólo para reivindicar ayudas, sino para cambiar miradas en  quienes han recibido el encargo social de poner un mundo nuevo a funcionar. Si no lo hacemos seguirá pasando lo que pasa ahora, que lo construyen ellos… y no puede seguir  ganando terreno la frase de “que inventen ellos” porque ya sabemos lo que inventan cada vez que los dejamos.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo

Comentarios