Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
20 abril 2012 5 20 /04 /abril /2012 08:20


En los principios de los años 80, con la transición española en plena ebullición, la cultura jugó un papel fundamental para ayudar a quitar la pacatería y mediocridad de la sociedad española. Aquella movida madrileña de la que salieron gente como Almodovar o Trueba, Alaska o Radio Futura, Cessepe o Ouka Lele, García Alix o el Hortelano… fue una suerte de oxigeno frente al empuje de  conservadores y reaccionarios.

En los 90 en Medellín la cultura fue el resorte fundamental para conseguir el milagro que es en estos momentos esa ciudad;  y me parece bien que siempre nos recuerden que la cultura no fue más que un eslabón de la cadena, no la cadena. La cultura por si sola…tiene valor, claro que lo tiene, pero  mejor si actúa en dialogo permanente con otros sectores.

Sostakovich contaba lo que significó su séptima sinfonía conocida como Leningrado para conseguir que la gente se encontrara con un símbolo que les permitiera exteriorizar la rabia, sacar el silencio que los tenía acogotados bajo el peso de todas las desgracias que habían vivido.

En Brasil la música fue el resorte que consiguió lanzar el orgullo de ser brasileño por todo el mundo; el bastión de la resistencia contra los militares, el regazo de paz en que se unía la gente masacrada por la barbarie de las botas asesinas. También jugo un papel importante la literatura y no menos determinante fue el cine, pero la música en Brasil tiene una magia especial.

En Argentina el teatro jugó un papel decisivo ante las ignominias del corralito. La poesía salvó a los uruguayos y la revolución portuguesa fue conocida como la de los claveles por su afán de rescatar la intelectualidad y el pensamiento frente a la barbarie de los que habían tenido al país luso enterrado en la oscuridad más total durante varias décadas.

Europa reconstruyó su identidad tras la feroz segunda guerra gracias a ese rescate de la memoria que supuso recuperar el patrimonio, recuperar el pensamiento y la razón frente a la capacidad de odio del ser humano.

En este momento en que las relaciones iberoamericanas  pasan un mal  trance por razones que todos conocemos y que a mi entender pertenecen al mundo de la empresa y deben ser analizadas desde esa óptica, los ciudadanos de América Latina y de España parece que no tenemos voz, que no tenemos capacidad de ser más que lo que nuestros gobiernos quieren que seamos, consumidores de petróleo, de gas, y de recursos energéticos, que le quitamos el protagonismo a las relaciones humanas para ceder ante la presión de los famosos mercados y permitir que sean ellos quienes decidan si nos vamos a enfadar o vamos a seguir siendo amigos. La decisión del gobierno español de no acudir a la cumbre del poder judicial en Buenos Aires parece ir en ese sentido.

El Consejo General del Poder Judicial ha suspendido su viaje a Buenos Aires para asistir a la Cumbre Iberoamericana de Justicia debido a la crisis de Repsol - YPF. La portavoz, Gabriela Bravo, ha sido la encargada de hacer el anuncio. El motivo aducido es que el reciente contexto impide la participación de la delegación española con normalidad en esta cita.

 

IMG 5620

Es ahora cuando la cultura puede y debe demostrar que los ciudadanos estamos por encima de las decisiones  partidistas, interesadas,  pensadas en función de intereses económicos muy focalizados. Decisiones que no deben contarse ni escribirse desde las relaciones reales. Desde esas relaciones que han marcado la vida de millones de argentinos y de españoles, de latinoamericanos y de españoles. Es ahora cuando hablar de cooperación, de sociedad civil, de gente de la calle, del poder de las personas adquiere sentido verdadero.

Si me permiten me voy a poner un poquito grosero, me importa un culo Repsol, YPF y los gases de ambos, a mi sólo me suben la gasolina cada vez que lleno el deposito de mi moto, y en ese momento no sé si viene de Albania, de China o de la Patagonia. Al final eso de recuperar el poder es una falacia, el poder lo van a seguir teniendo los bancos, hemos vendido nuestros países a los bancos, a los fondos de inversión y a los grandes capitales. Lo único que me queda es la gente. La que acogió a los españoles que no tenían ni para comer en los años 60;  a los argentinos que estaban siendo esquilmados por los milicos en los 80. La gente que me regala el maravilloso placer de ver ese cine que me fascina, de leer a Borges a Cortázar o Florencia Abbate. De escuchar a Calamaro o pasear por Buenos Aires embobado con sus maravillosas calles y sobre todo maravillosa gente.

IMG 5594

Somos el resultado de un golpe de Estado de las empresas y los bancos, frente al poder de los votos y la democracia. Esta vez los enemigos no son los militares, apoyados por las fuerzas más reaccionarias, sacudiendo los cuerpos con torturas y vejaciones. Esta vez el poder del dinero es el que nos sacude y nos sumerge en un nuevo modelo de miedo. De nuevo el miedo.

¿Y qué puede hacer la cultura esta vez? Puede ayudarnos a recuperar la creatividad. La capacidad de estar juntos. Como dice Jesús Martín Barbero, la mejor forma de estar juntos que hemos  encontrado es la cultura. La capacidad de cooperar, de colaborar, de construir, de coparticipar, de comenzar de nuevo un mundo diferente.

Cissi Montilla desde México nos recordaba el domingo 15 de abril  en Facebook lo maravilloso que es cooperar, que del trabajo conjunto han salido muchas y muy buenas cosas. Que debemos seguir en esa senda para avanzar. Sólo se necesita voluntad, no tanto dinero, y sí muchas ganas de hacerlo, lo recordaba con memoria y con futuro. Es decir lo recordaba y lo proyectaba. Ha sido mágico ver la cantidad de voces que se le han sumado.

Es el momento de que la clave para recuperar las relaciones internacionales esté en la gente, en las relaciones humanas. En la capacidad de colaboración nuestra. A ver si los políticos terminan por entender que están cada vez más lejos delos ciudadanos. Ojalá entender eso les haga  cambiar, o marcharse.

batiburrillo

 

 

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
1 abril 2012 7 01 /04 /abril /2012 18:15

Harto ya de estar harto, ya me cansé… de preguntarme por qué y por qué… y como la rosa de los vientos no me iba a  ayudar, pues he decidido dejar de vagabundear, y encontrar entre el cielo y el mar las razones para tratar de usar  este remezón que nos está dando el mundo de las finanzas. Entiéndase por remezón, abandono total. Gracias Serrat, porque tus letras siempre sirven para comenzar a tararear nuevas esperanzas.

En medio de esta “hartura” de quejas y maldiciones, comencé a pensar  para qué podría servir un proceso como este en un sector como el nuestro.  Encontré algunas razones que  pasó a compartir con vosotros para que me digáis si es el consuelo de los tontos, o de verdad puede ser una oportunidad.

terra.jpg

1º Se acabaron las megalópolis culturales. Ese grandilocuente afán por construir espacios gigantes, repletos de nada y atiborrados de vacío y sin sentido. O con sentido…o consentidos… pero el caso es que ya teníamos una saturación de espacios inmensos que no había con qué llenarlos. No hablaban entre ellos, no circulaba la obra, no existía la más mínima política de cooperación inter centros… o cómo quiera llamarse, y ahora no les va a quedar más remedio que dialogar, intercambiar  obra, y poner a circular la imaginación y la creatividad para no morir entre sus propias ruinas.

2º Se retoma el peso de lo local, la cultura siempre ha estado en ese tío vivo que la hace oscilar entre la fama y la vida cotidiana. Últimamente se había apostado en exceso por la política de la fama. Se había apartado completamente de la vida cotidiana y por suerte su falta de medios la va a devolver a las calles, a las plazas, a los espacios repletos de personas. Como señala magníficamente Jorge Fernández en su texto: “El derecho a la conversación” http://aulaconsultoresculturales.blogspot.com.es/2012/03/el-derecho-la-conversacion.html#more hemos de volver a esa máxima que es “dialogar para avanzar”. El dialogo sólo es posible si  la cultura de lo cotidiano, lo instala como un placer ciudadano.

3º Se retoma al ciudadano como protagonista. Ya no más el “pijerio” la “tontería” lo “sifrino” en las apariencias. Vuelve la persona a ser el sujeto de atención de las actuaciones culturales. Volvemos a pensar en el ser humano como una realidad que goza, que disfruta con el placer de la estética,  con la belleza, sea cual sea la definición que le demos a ésta. Un ser humano  sabe acercarse a la creación cuando dejamos que la creación se acerque a él. . Volvemos a recuperar el dialogo entre la obra y el espectador.

4º Se renuevan caras (mal que me pese, porque las caras viejas vamos desapareciendo) caras nuevas, en la teoría, en la creación, en la gestión (ahí me pesa más)  en la difusión, en la exhibición, en la evaluación, en definitiva en lo que debe ser un ciclo también nuevo del proceso cultural.

5º Se generan nuevos espacios. Capaces de romper fronteras, de inventar lindes virtuales, de pensarse en otras dimensiones, de concebir nuevas formas. Espacios que hemos perseguido y no ha sido posible construir, espacios culturales, en los que de verdad lo que circule sean ideas,  modos diferentes de interpretar la realidad, para cambiarla desde su esencia, que no es otra que la representación.

crisis.jpg

6º Se cae el concepto de política cultural, y se cae, porque no sirve. Porque no es capaz de dar sentido a lo que es de verdad un sistema cultural nuevo que crece entre la gente y de espaldas a los políticos y las instituciones. En una maravillosa conversación con Alfons Martinell  y Gemma Carbó empecé a ver claro esto.  La ruina del concepto actual de política cultural es una ventaja. Jodida, pero ventaja fin de cuentas.

7º Con la caída del concepto tradicional de política cultural como algo que ya no está donde está la gente, se tiene que caer una legislación obsoleta  e incapaz de entender los nuevos modos de circulación y acceso del ciudadano a los productos culturales. Es necesario reescribir las leyes, para facilitar que la gente no siga sintiendo el temor que ahora tiene a sus injustificados arbitrios. Parece que legislan los de las multinacionales, no los legisladores que elegimos para que desde una parlamento serio se piense en el bien común.

8º Se estimula, se multiplica por cien, por mil el papel de la cooperación. Eso que comenzó siendo una disciplina que la gente asociaba con la ayuda al tercer mundo, con casi la caridad, se convierte en una herramienta de trabajo imprescindible para poder avanzar. Como el dialogo, la cooperación, el trabajo compartido es la esencia de los nuevos anglicismos que nos han invadido, crowfunding, coworking, hub, son ahora los nombres nuevos de lo que fue una política que también dio de si casi todo lo que podía dar y que ha tenido que renovarse, reinventar la cooperación en su versión doméstica. La cooperación en casa. De eso queremos hablar en el seminario  que se pone en marcha en mayo en la sede de SEGIB. De la cooperación como estrategia real de trabajo compartido. No de asistencialismo trasnochado.

  Se comienza a trabajar con otros sectores, ya la gente no pone cara rara cuando escucha la relación entre cultura y ciencia. Cuando ve que en las escuelas se comienza a trabajar con la cultura como una herramienta más en los procesos educativos. Cuando los medioambientalistas acuden a la cultura y viceversas para entender un mundo complejo que no puede seguir falsamente compartimentado. La cultura ya dialoga con otros sectores… por fin.

10º El más importante de todos los beneficios. Vuelve la creatividad. Vuelve la creatividad. Aquí no hay nada más que decir. Vuelve la creatividad. 

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
21 marzo 2012 3 21 /03 /marzo /2012 16:10

 

 

No creo que a nadie le quepa la menor duda de que el peor servicio postventa que existe es el de la telefonía móvil. Acabo de pasar por un calvario interminable del que salgo estafado, cabreado, indignado, irritado, en fin todos los calificativos que se os ocurran serían pocos. Además con que desfachatez te hacen sentir repelente, insignificante, culpable. Que mierda, sin perdón, que mierda es esto de los servicios posventa de la telefonía móvil y como tragamos, todos, tragamos porque somos unos viciosos de esto que significa estar conectados…

Bueno pues hasta aquí todo iba bien, un cabreo comprensible compartido con media humanidad. Especialmente los españoles, otro dice, que va… si tu supieras en Colombia y el de al lado señala, pues… si os cuento en Perú… Lo que de verdad nos hace sentirnos iberoamericanos, es el odio compartido por Movistar. Que mal trato continuo…

Moviles.jpg

 

Digo pues que hasta aquí todo bien… pero resulta que he descubierto en estos días que hay algo que da todavía peor servicio posventa… los partidos políticos. 

batiburrillo.jpg


Estos no tiene ni siquiera el telefonillo de si quiere ir al departamento de quejas marque el tres, si por facturas marque el cuatro, si es portabilidad marque el cinco…

Acabamos de hacer una portabilidad total , de todo, de compañía y casi si me apuras de número, porque hemos cambiado todas la cifras que nos reconocían como país, y los nuevos, los que nos persiguieron hasta darnos caza con la nueva tarifa, no hay quien los conecte… Van haciendo con nosotros lo que les da la gana. Vamos que son como Vodafone,  sarta de mentiras una tras otra. Una vez que te tienen, te machacan a mensajes  de que si haces esto te cobro más, si haces lo otro te cobro tres veces más, si lo de más allá te cobro hasta cuando respires cerca del teléfono… Y luego llama a alguno de esos números mágicos en los que nunca sabes quien te va a contestar, que idioma va a hablar, que cosas va a entender.  Además después de tocarte los… te va a pedir que esperes para hacer una encuesta de satisfacción. Menos mal que los partidos políticos no se atreven a hacer eso, no hay encuesta final. 

Pero es que tampoco hay portabilidad durante el tiempo de permanencia, aquí sí que se firma una estancia absolutamente indiscutible, son cuatro años y te los tragas durante los cuatro años. A los cuatro años es como si llamas al departamento de bajas de la compañía Orange,  resulta que es entonces y sólo entonces cuando  aparece el rostro amable que te anunciaron por televisión y que nunca fuiste capaz de encontrar. Entonces es cuando vuelve a aparecer ese asesor personal que te cuidaba y te mimaba. Llamas a bajas y te vuelves a sentir persona. Se acercan las elecciones y como esto a los partidos les suena que llamas a bajas, pues te vuelven a considerar un sujeto de derecho, con capacidades y con habilidades para la vida social… Mientras… te fastidias, hablas con quien yo te diga, pagas lo que yo te diga y te sometes a lo que yo te diga… O te desconecto. 

De la telefonía móvil parece que somos más dependientes que de la política, porque de la política estamos desconectando todos. Debieran mejorar el servicio posventa. 

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
26 febrero 2012 7 26 /02 /febrero /2012 18:53

Llevo unos días leyendo todo lo que cae en mis manos sobre políticas culturales, y me sorprende la ausencia en prácticamente todo lo que veo de la cooperación, tanto como concepto, como práctica para llevar las políticas a buen puerto. Los master y los estudios que hay de gestión cultural, tienen una  presencia  tan pequeña de la misma, que ni siquiera da tiempo a los alumnos a hacerse una idea real de lo que sucede en este terreno.

No creo que haya un territorio más necesitado de la cooperación que la cultura. Google da 2.380.000 entradas cuando uno busca en español políticas culturales. Rebuscas por las miles de páginas y encuentras joyas como esta:

Para que una sociedad marche bien es preciso que funcionen en forma adecuada los sistemas de producción (economía), los mecanismos para distribuir la autoridad y los papeles y funciones (vida política y social), los mecanismos mediante los cuales la sociedad busca conocer e interpretar la realidad (ciencia), los hábitos y maneras de recreación y empleo del ocio (recreación, turismo, deporte) y las formas para dar sentido a sus acciones y a la vida de sus miembros. Estos últimos -lo que tiene que ver con la recreación y la búsqueda de significados -conforman lo que normalmente entendemos por cultura, que es el espacio de la producción de sentido, de la formulación de creencias, de la definición de valores sociales, de la creación artística, religiosa, filosófica, lingüística y literaria. La educación, por su parte, se encarga de trasmitir, de generación en generación, el saber, las creencias, los valores sociales. http://www.jorgeorlandomelo.com/politicasculturales.htm

 

La cultura es capaz de convocar cientos de reuniones diferentes, lo que tiende a crear un espejismo sobre la cooperación. Reunión de Ministros de cultura,  de bibliotecarios, de directores de museos, de productores de cine, de legisladores sobre propiedad intelectual, de archiveros, de restauradores, formadores de gestión cultural, concejales de cultura, publicistas, agencias culturales, fundaciones, asociaciones de gestores, jóvenes empresarios de la cultura, innovadores y artistas por la creatividad… etc, etc.

Hay incluso un documento sobre la cooperación cultural que saco UNESCO en el año 1966. http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001140/114048s.pdf#page=87

manizales.3-050.JPG


Si la búsqueda de significados, viene de las políticas culturales, y estas escapan sibilinamente de los procesos de cooperación, parece fácil entender por qué resulta tan complicado generar un sentido de pertenencia común a los procesos de crecimiento. Generar un espacio compartido. Crear un sentimiento de cercanía hacia el otro. Si la esencia de la existencia en común la “reglamentamos” a través de las políticas culturales y estas nunca hablan de hacerlo de forma compartida, la reacción lógica de aquellos sobre los que recae el actuar de las políticas será no hacer cosas juntos. Tratar de sobrevivir y de sobresalir de manera individual.

Pareciera además que el mundo de la cultura se transformó en el mundo de los egos que triunfan por separado, los  que son capaces de sobresalir como genios individuales y no como resultados de colectivos que los ayudan a llegar a ese punto de creatividad. El mundo de la cultura a los ojos de los ciudadanos comunes, es el mundo de los cantantes, pintores, bailarines, músicos, escritores, actrices, directoras de cine, directores de museos, galeristas, dueñas de colecciones privadas, criticas de arte, consultores de grandes exposiciones,  un mundo de hombres y mujeres que triunfan, que salen en los periódicos porque hacen cosas “guays, chéveres, bacanas” y que viven en esa burbuja que a veces se relaciona con la bohemia, con lo que está muy cerca de los márgenes sociales. Rondando la marginalidad desde cualquiera de sus lindes. Sin entrar en eso que todos criticamos que es la sociedad… La criticamos pero no podemos vivir fuera de ella. La estructura social nos parece un corsé del que queremos escapar y el “artista” lo consigue…

botellas-2.jpg

No parece que la cultura sea algo inserto en una estructura, por lo menos la cultura viva, la muerta es más fácil de domesticar, la metemos en el saco del patrimonio, la llevamos a un museo y la exponemos como trofeo doblegado…

Y claro ¿qué pinta ahí la cooperación? Aunque sólo sea por una mera estrategia de supervivencia, las cosas deben comenzar a cambiar. La cultura tiene que  incorporar en sus políticas las estrategias de la cooperación, pero no en ese sentido trasnochado de ayuda casi caritativa a quien no tiene, porque todo el mundo tiene una cultura. En el sentido más parecido a un trabajo en común,  de construcción de objetivos compartidos, de historias en las que todos los participantes tengan algo que decir, algo que contar, algo que aportar, esa y no otra es la clave del éxito de una sociedad. Incorporar. Sumar, aportar desde distintos puntos de vista visiones que nos ayuden a todos a poder seguir creciendo.

botellas-3.jpg

Ya más en el terreno de la práctica y menos en el de la “teórica” hoy en cultura o cooperamos o   nos será cada vez más difícil hacer cosas que nos permitan sacar nuestras obras adelante. Es decir como ya señalará Néstor García Canclini en la conferencia que dio en Casa de América el 1 de junio de 2005, en ir transformando cada vez más la cooperación en coproducción.

http://tiscar.com/2005/06/02/garcia-canclini-en-la-casa-de-america/

La cooperación debe incorporarse al crecimiento de la cultura . Es hora de empezar a pensar las políticas culturales desde más ángulos que los que en la actualidad contemplan su crecimiento, o mejor dicho, su estancamiento.

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
13 febrero 2012 1 13 /02 /febrero /2012 14:10

Febrero año 2162.

 

Hace ahora 150 años que el preclaro y visionario Emilio Botín lanzó aquella famosa sentencia en la que  señalaba con claridad meridiana y visión de futuro, una frase que logró cambiar el signo de las cosas. "La culpa de todo la tienen los políticos."

Botín asegura que los políticos ´han tenido una parte muy importante de culpa´ en la crisis económica

El Banco de Santander ganó 5.351 millones de euros en 2011, un 35 % menos que el año anterior

  

 

Muestra de uno delos titulares de la época.

     

 

Gracias a este insigne prócer las multitudes tomaron conciencia y poco a poco la política fue desapareciendo del orbe. Sus males se han conseguido evitar de manera progresiva y sin grandes sobresaltos. Eso sí con alguna que otra modificación en la calidad de vida de sectores sociales que por desgracia no han sabido incorporarse a estas modificaciones y han quedado fatalmente rezagados.

El que fuera entonces reino de España, hoy republica bancaria de la península ibérica, estaba asolado por la inutilidad de los gobernantes que le tocaban en suerte. La mal llamada democracia participativa, repartía el poder entre inútiles de diferente ideología, pero similar incapacidad. Los errores  fueron tan dramáticos  que obligaron a los banqueros a tomar definitivamente un poder que ya venían ostentando de forma subterránea, y gracias al cual la catástrofe no fue mayor. Cierto es que todo el mundo acudía a ellos de una manera u otra, pero nadie quería aceptarlo, el crack producido por el intento desesperado de cumplir los compromisos de déficit de los gobiernos, rompió definitivamente el consenso sobre aquella moneda de pacotilla que se llamo Euro y la desbandada general obligó a todos los bancos a tomar medidas de cierre y bloqueo de los tesoros que sólo a ellos pertenecían. Tras aquellos años que van de 2010 a 2040 en los que nadie se aclaraba sobre las medidas a adoptar,  los ciudadanos dejaron de pagar impuestos y deudas contraídas por compras y adquisiciones a través de sus tarjetas de crédito y prestamos bancarios, años horribles; por fin la  actitud  señalada por el  preclaro Emilio Botín fue  tomando cuerpo.

 

Quedó claro que desde las más altas esferas,  hasta las clases más bajas,  todo el mundo debía dinero a los bancos,  no fue  suficiente con auxiliarlos, protegerlos o cuidarlos. Sencillamente había que alzarlos al poder,  eran los únicos que daban señales de mantener la cordura y el equilibrio necesarios. Un por suerte extinto grupo autodenominado 15M , o también conocido en lo que fueran los USA como Okupa Wall Street, alzó su voz en contra , esgrimiendo como argumentos la gente que quedaba en la calle, los nuevos pobres, el crecimiento de la marginalidad social. El, según ellos, deterioro del estado del bienestar. Los miles de millones de seres humanos que hay hoy sobre la faz de la tierra, han conseguido que al menos  la mitad de ellos sean  solventes para pedir créditos y pueden demostrar que los devolverán obedientemente, que serán pagadores de todas las deudas que contraigan y que cuando se les diga contraerán más, más y más conforme el sistema vaya necesitando vivir de sus intereses.

Hoy ya sabemos que los pobres no son pobres, no es una categoría humana, son sencillamente morosos, es decir son una subcategoría moral. Gente incapaz de hacer frente a sus compromisos, a sus obligaciones, y que además se permiten  dudar de la capacidad de los bancos para fijar las tasas de interés que se deben abonar  en cada caso.

Sabemos que eso que llamábamos política y que iba encaminado a dejar a las ideologías generar guerras, provocar conflictos, separar a los seres humanos, no era nada más que una excusa de la morosidad para dejar de pagar y cumplir sus obligaciones con lo único que cuenta, el dinero.  Hasta el cristianismo lo pudo aceptar abiertamente, lo que importa es lo que tienes, por eso no había que vender el vaticano y repartir las riquezas como reclamaban algunos descerebrados, había que cobrar más y más cada vez por ir a verlo, por pasear por ese suelo, por sentirse cerca de la belleza.

IMG_0568.JPG

La belleza  fue otra de las grandes victorias, los buscadores de belleza, los llamados artistas y gestores de la cultura por fin entendieron que lo interesante era lo que se podía vender, no lo que podía soñar o construir en el aire, no,  vender y comprar. Desapareció definitivamente el molesto calificativo de culturales de algunas empresas de contenidos y quedo sencillamente eso, Empresas, como tenía que haber sido desde un principio. Pueden ustedes creer que en algún momento se llego a pensar en darles una serie de exenciones fiscales. Pueden creer que se llego a escribir que el acceso debía ser gratuito y universal y que los modos de pago y cobro debían estar controlados de otras formas. Pueden ustedes creer que industrias de la cultura como se llamaban entonces se consideraban generadoras de identidad y defensoras de la diversidad. Palabras bastardas que por fin la banca logró desterrar.

Hoy sólo existe una diversidad posible, eres moroso o pagas. Una identidad común eres buen cliente o no lo eres. El mundo por fin ha encontrado la salvación a sus problemas, ya no hay guerras ni necesidad de armamentos. Hoy sólo el dinero y su creador, la banca,  son el nexo de unión entre los hombres y la felicidad.

También en esa década maldita de 2010 a 2020 se logró encauzar la justicia…un estrella de la infamia, un loco de las pantallas, un descerebrado de la alquimia leguleya fue por fin desterrado, mientras los banqueros iban y venían con lo que algunos denominaron corruptelas y que se ha terminado demostrando no era otra cosa que el autentico motor del cambio social. El tal Garzón por fin fue destituido y aunque algunos lo lloraron al principio todo el mundo comprendió que la verdadera justicia es la que se imparte en la ventanilla de un banco solvente y de prestigio. El Santander se convirtió en la imagen de “ iustitia “ aplicando la famosa Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi.  La constantey perpetua voluntad de conceder a cada sus derechos… eso y no otra cosa es lo que por fin sucede hoy Febrero de 2162, en esta tierra de paz y concordia donde al fin podemos afirmar sin temor… Tanto tienes tanto vales.

Gracias Botín por enseñarnos el camino. Gracias Botín por saber predicar en el desierto. Gracias Botín por hacer honor a tu apellido y ayudarnos a entender que es lo único que debemos pensar, amasarlo bien y multiplicarlo mejor. El botín.

Así definía el extinto diccionario de la época la palabra que  en  señal de augurio visionario sirvió de apellido al prócer de la revolución más transformadora de la historia de la humanidad.

botín2.(Del prov. botin, y este del germ. *bytin, presa).

1. m. Despojo que se concedía a los soldados, como premio de conquista, en el campo o plazas enemigas.2. m. Conjunto de las armas, provisiones y demás efectos de una plaza o de un ejército vencido y de los cuales se apodera el vencedor.3. m. Beneficio que se obtiene de un robo, atraco o estafa. U. t. en sent. fig

 

 

 

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
30 enero 2012 1 30 /01 /enero /2012 08:49

 

 virado-1.jpg

Hace no mucho llegaban pateras repletas de gente que quería hacerse “rica”, el concepto de ricos para estos emigrantes, era tener un puesto de trabajo, una mínima seguridad asistencial y la posibilidad de un futuro mejor para sus hijos. Siguen llegando, pero en mucha menor cantidad.

veladura.jpg

Parece que ha llegado el momento  que en las pateras de vuelta nos montemos nosotros.  A ver si aprendemos a ser “pobres”, el concepto de pobreza para estos nuevos emigrantes, que seremos nosotros, es no tener la nevera repleta de una cantidad de comida que acabaremos tirando en cuanto la fecha de caducidad nos asuste. No tener el armario repleto de ropa que ni siquiera dejamos en los contenedores de prendas usadas.  No tener una tele por cuarto ni un coche por hijo. No querer convertir las fiestas en una competición absurda de regalos que nunca sirven para nada. No ponernos tetas que luego se nos revientan o penes que luego no usamos. En fin el concepto de “pobre”  es tan rico como el concepto de “rico”  de los que llamábamos  pobres.

Parece que un viaje de vuelta nos vendría muy bien a todos. Acaba de volver Alejandra de Holanda, la que fuera una gran niña “pija” necesitada de estrenar un jersey o un abrigo o lo que fuera cada semana, resulta que se volvió Okupa y trabaja por el procomún, en espacios donde todos hacen de todo, y la vida de todos construye la de los demás. Fui a ver a mi hijo a Friburgo, el que vivía en casa y se quejaba de no tener yogures de sabores en la nevera, vive en un espacio precioso pero sin una nevera, porque con sacar las cosas a la ventana en invierno se conservan y así compras lo que necesitas. Lo que en mi pueblo llamábamos la fresquera.

veladura-2.jpg

Parece que poco a poco estamos emprendiendo este viaje de vuelta, sin  muchas opciones para evitarlo,  ante este horrible desastre social que sucede en Europa y más concretamente en España y Portugal, que me perdonen griegos e italianos, pero lo que veo por acá no lo conozco por allá, aunque creo que están igual de mal, no queda otro remedio que emprender un viaje de vuelta que nos “devuelva” un modo de vida que no sea tan de ricos como el que quisimos tener.

Pero además de este viaje de vuelta debiéramos preguntarnos  ¿Por qué hay 5 millones y medio de parados en España? ¿Por qué hay esa sensación de fracaso en los portugueses? ¿Por qué? Una respuesta de las más lucidas, desde la perspectiva economicista, la daba Sami Nair en El País de España http://internacional.elpais.com/internacional/2012/01/27/actualidad/1327694610_357808.html

 

La respuesta a todo ¿es la crisis económica? Porque de ser así   con recuperar el nivel de gasto sería  suficiente. Volver a hacer casas, para que luego se las queden los bancos, vacías eso sí.   Volver a gestionar la incultura  de la gente, para tener mano de obra barata.

Si la culpa de todo la tiene la crisis económica, entonces es obvio:  no importa seguir maltratando la educación.  No convocar nuevas plazas de maestros, para que los que hay  se agoten con los niños hasta llegar a odiarlos.   Pero por si sobreviven  que paguen 20€ por urgencia médica, como sucede ahora en Portugal, así si no mueren con los niños desmadrados de un aula, que mueran en  las puertas de los ambulatorios, a facturazos. Ya que no tienen ni para pan que tampoco tengan para salud. Recortamos los créditos a la gente, pero a los bancos les damos dinero al 1% y dejamos que ellos compren bonos por los que les pagaremos el  3%.

Ya lo señala con mucho más tino que yo el señor Nair, acabar con los servicios públicos, privatizar para que sea la empresa quien gobierne en breve, y que los contratos sean cada vez más precarios, que las condiciones se vuelvan leoninas y que termine el siglo XXI sin Estados, solo con mercados. Cuando la historia nos revise dirá:  y esos atrasados que vivían inmersos entre políticos corruptos. Ya se sabe que la historia siempre cuenta lo que le da la gana.

Cómo es posible, después de lo que nos costó alcanzar el Estado del Bienestar, ahora lo tiramos por la borda al grito de estúpidos esto no era así, y nos da igual. Nos dejamos quitar hasta las ilusiones.  

Ahí está el problema, la crisis no es sólo de dinero, de robos a mano armada, como los que nos hacen los bancos cada día. La crisis es de capacidad de respuesta, el consumo feroz adormece, tenerlo todo atonta, no saber medir embrutece.

Una patera de vuelta a la realidad nos vendría bien, para por lo menos saber quien es quien. Qué necesitamos de verdad y que no necesitamos para nada. Pero por lo menos para llamarlos ladrones sin miedo a perder cosas que no nos sirven para ser más felices.

 de-ida-y-vuelta.jpg

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
16 enero 2012 1 16 /01 /enero /2012 20:46

 

La mayor parte de los países que componen ese espacio sobre el que ya hemos hablado en alguna ocasión y que llamamos Iberoamerica, es decir gran parte de América Latina con  Andorra, España y Portugal, tienen regímenes bipartidistas. En muchos  casos los partidos mayoritarios están compuestos por otros muchos partidos, las luchas son internas, dejando a la sociedad  imagen de una cierta unidad,  a veces cuesta más tiempo lograrla, como ha sucedido en Venezuela, o a veces menos, como sucedió en Chile con la concertación. Son  dos grandes bloques que se reparten  el poder generando una ilusión de democracias reales, en las que por desgracia cada vez participan menos los ciudadanos. El informe de 2010 del latinobarometro es muy significativo, el interés de los ciudadanos latinoamericanos  por la política es  menor del 30% . No llega al  50%  el porcentaje de los ciudadanos  que creen que es posible que sus ideas políticas lleguen al poder, ni aun cuando su partido gobierne,  y uno de los datos que más me ha llamado la atención es que sube al 6% el porcentaje de ciudadanos que se siente molesto al votar. Cuando votar es una molestia, cuando hacer uso de un derecho es un fastidio, y se convierte más en una obligación que en una satisfacción es que algo va muy mal.

 

bipartidismo

¿Puede el sector cultural hacer algo por ayudar a enmendar esta situación?  Es algo que llevamos muchos  pensando desde hace tiempo y es algo que debemos seguir pensando para intentar que el aporte de nuestra manera de entender la política se pueda convertir en generador de nuevas prácticas, de nuevos modos de estructurar el ejercicio  del poder. Sin acciones grandilocuentes, sin dar pábulo a todas las aspiraciones sociales en una sola. Con la modestia de quien se plantea una reforma chiquita y sostenida que pueda construir el camino para el resto de las transformaciones sociales necesarias.


primer-paso.jpgEl primer paso es crear los mecanismos para construir un conocimiento social real, basado en la diversidad de quienes hemos de gobernar. Un gobierno  de la cultura parte de la diversidad, respeta las expresiones de sus miembros y ayuda a su fortalecimiento.  La máxima de la cultura en este siglo XXI es el respeto a la diversidad de las expresiones, y de quienes las generan, pero el respeto significa además la capacidad de escuchar, de entender, de poder dialogar de tu a tu, de incorporar al otro como un legitimo otro. Va mucho más allá de la tolerancia.

La construcción de esa diversidad parte de una comunicación cultural. Es decir de una comunicación entre los actores de las diversas diferencias que  viven en comunidad. No hace falta decir que las culturas no dialogan, que quienes  dialogan son  sus actores,  las culturas marco viven y sobreviven en el no dialogo, que es una de las trabas que encontramos en el desarrollo de los procesos de integración. En ese no dialogo  de las esferas matriz, hay que potenciar el dialogo de quienes las componen.  Las identidades matriz, como pueden ser los nacionalismos,  las religiones, las grandes civilizaciones, las ideologías políticas o cualquier otro marco que nos sirva para identificarnos, no quieren como bloque modificar su estructura, pero son las dinámicas de sus miembros, las que facilitan los acercamientos que consiguen aproximar las posturas.  Lo peligroso es cuando una identidad matriz se ceba en el discurso del no dialogo de sus miembros con el exterior. Ese miedo a la mezcla, del que quizá sus  mayores exponentes sean  el nazismo, la xenofobia o  el racismo, ha ido encontrando pequeños discípulos que de una forma u otra entienden que su fortaleza está en no escuchar, no mirar y no respetar los cambios y las modificaciones que la sociedad va queriendo incorporar. Esos cambios y modificaciones vienen dados por el roce, que como todo el mundo sabe hace el cariño. ¿qué es una política cultural sin roce? Un espanto. Un roce desde la lúdica, desde la felicidad que aporta la fiesta, la estética, la creación. En definitiva desde el espacio de encuentro que es la cultura.


Otro de los aportes de las políticas culturales, es el de estructurarse en torno a la creatividad. Al menos así debiera ser, capaz de estar al tanto de lo que sucede en las sociedades en las que se desarrollan e ir incorporando las innovaciones y las nuevas formas que los ciudadanos absorben para su mejor vivir. Gobernar desde la creatividad no significa hacerlo desde la improvisación, más bien al contrario, significa hacerlo desde la programación flexible, que es mucho más difícil que la estanca e inamovible. Una programación flexible aporta la necesaria capacidad de tener pensadas alternativas, de ser lo suficientemente generosa con aquellos que la van a recibir que aporta alternativas y construye nuevas maneras de estar cerca de quienes se van a beneficiar de ella. Al contrario de esas normas que nos estrangulan por su rigidez incapaz de entender que el mundo es un espacio en permanente movimiento y que como tal hay que ser sensible a sus nuevas necesidades, sin improvisar, insisto, pero con cintura para acoplar.flexible-copia-1.jpg


Por último las políticas culturales buscan como eje de sus actuaciones la participación social, no quieren ser esas normas pensadas desde las alturas y que terminan por no conectar nunca con quienes las tienen que “sufrir”. La cultura para su éxito, necesita del goce, del placer de inmersión de quien es sujeto de la formulación de esa política. Se construye política cultural para que el ciudadano mejore sus capacidades  criticas, active sus posibilidades de reflexionar sobre si mismo. Ya sea a través de una película, o de una fiesta de barrio,  busca hacer de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos.

Esta forma de construir nos devuelve esa toma de conciencia necesaria para saber que somos seres en pleno proceso de construcción.

La política cultural,  debe servir de modelo para las políticas que buscan estar más cerca de quienes vamos a ser gobernados por aquellos a quienes votamos, bien para que  estén en el poder  o bien para que lo hagan desde la oposición, porque un país bien entendido se debe gobernar desde ambos lados del poder. El de quien lo tiene y el de quien lo busca.

Ojala que esta sociedad del conocimiento aprenda a conocerse mejor. Ojala la cultura pueda aportar su granito de arena.

Prieto.jpg

No puedo, ni quiero,  despedir el artículo de esta quincena sin desearle la mejor de las suertes a Jesús Prieto, nuevo Director General de Bellas Artes, Museos y Bibliotecas y uno de esos amigos a los que le debo haber aprendido a mirar la cultura como un espacio de gobierno posible.

Mucha Surte.

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
28 diciembre 2011 3 28 /12 /diciembre /2011 21:27

 

 

El limite entre las izquierdas y las derechas es cada vez más difuso, la famosa división nacida en la asamblea constituyente de la Francia revolucionaria de 1789 se ha ido convirtiendo en un bipartidismo que solo se utiliza para repartirse el poder, creando una falsa ilusión de alternancia, puesto que a la postre en muchas materias a legislar  ambos tienen las manos atadas por miles de circunstancias que no vamos a revisar ahora. Es la política cultural junto con la política educativa y la cientifica la que puede denotar más claramente el caracter progresista o conservador de sus gestores. Pero qué significaría a mi entender poner en marcha una política progresista en materia cultural, frente a lo que parece van a poner en marcha desde una visión más conservadora del poder. Tres  facetas son claves en este análisis: El carácter  multidisciplinar.  El concepto de transgresión y por último  y más importante el fomento de la creatividad.

neurociencia.jpg

La cultura necesita de un pensamiento complejo  que la ayude a salir de ese inmisericorde modelo de  ministerio carente de pensamiento multidisciplinar.  Si vamos a seguir pensando que los problemas de la cultura son sólo los problemas de la cultura, entonces es cierto que una Secretaría de Estado (equivalente a viceministerio para los lectores de América latina)  basta y sobra. Si vamos a seguir pensando que la cultura es sólo la suma de las artes y su conversión en industrias entonces ciertamente con una Secretaría de Estado nos sirve. Pero ¿no es un hecho cultural el pensar qué modelo de ciudades queremos construir para el siglo XXI? ¿No lo es diseñar nuevas formas de acercar a nuestros niños la innovación? ¿No es un hecho cultural que la tecnología nos sobrepasa y nadie está pensando en ella como nuevo entorno de desarrollo de país? No sé cómo va el reparto de las nuevas profesiones en la sociedad contemporánea, pero me parece que los estudiantes de bellas artes son muchos menos que los diseñadores de software y de hardware  que vamos generando. Esto modela un campo de creación absolutamente distinto al que existía hace apenas 25 años. Nuestro ministerio o Secretaría sigue pensando en clave siglo XIX. Esto distancia cada vez más  a la ciudadanía, sobre todo porque entre ellos, los estudiantes de bellas artes y los diseñadores de software y hardware hay una relación real. Una complicidad efectiva que el poder parece no entender. O no querer mirar.

nino-mesa.jpg

Tampoco sirve seguir pensando que descentralizar es crear reinos de taifa culturales. Con sus propios museos, sus propias bibliotecas, sus propios teatros, sin  hablar con el de al lado.  Descentralizar es potenciar, no parcelar. Descentralizar es creer en la diversidad como punto de encuentro, no como el eje de las separaciones. Descentralizar significa fortalecer el dialogo, no hacerlo desaparecer. Los tres grandes partidos de la derecha española, PNV, CiU y PP responden a una imagen de nacionalismo separador, “parcelador”, con un concepto de identidad excluyente que a veces da hasta miedo. Pero es muy sorprendente cuando partidos de izquierdas, con tal de congraciarse con electorados indecisos son capaces de “castrar” el discurso de la diversidad hasta llevarlo a la frontera de sus oponentes ideológicos. Hoy el terreno de las nuevas infraestructuras se maneja  en red, las eléctricas, las de distribución de combustibles, las de movilidad, las de información, etc son infraestructuras que no conocen de esas parcelas tan sacrosantas en el pasado y tan repletas de falsas fronteras en el presente. La nueva capacidad de descentralizar potenciando la diversidad como factor creativo es sin duda una de las asignaturas a las que la nueva institucionalidad cultural debe atreverse generando una infraestructura de comunicación cultural en la que todos nos sintamos parte involucrada. Los pequeños reinos de taifa culturales sin infraestructura de red, sin conexión, sin dialogo,  están llamados a ser la semilla de futuros “enfrentamientos” fratricidas. La palabra entrecomillada me parecía muy fuerte pero la realidad de las cosas que leemos en los periódicos y que se dicen cada mañana de elecciones los políticos nacionalistas me ha decidido a usarla.

espana.jpg

El segundo punto es el concepto de transgresión, en el sentido más etimológico de la palabra. Del latín transgredior, que significa ir más allá, atravesar, sobrepasar. Hablamos mucho de la proyección de la cultura española en el exterior. No dejamos de pensar en nuestra imagen cultural en el exterior y al interior no somos capaces de tener una imagen cultural conjunta. Nos cuesta  “transgredir” los viejos ritos, mitos y costumbres que nos definían como sociedad y ahora queremos proyectar una imagen moderna de competitividad. De eficacia. De modernidad. No sería realmente mucho más transgresor intentar dibujar una imagen de nuevo espacio cultural. El uso del Instituto Cervantes como buque insignia de lo que representa este nuevo espacio cultural creado y pensado en español, y en portugués naturalmente, aunque ya sumar al Camôens sí que sería un milagro de transgresión,  en lugar de como proyección de lo que se hace en España.

Hasta la aparición del proceso tecnológico la gente entendía casi todos los actos que realizaba cada día, sabía perfectamente arreglar sus herramientas de trabajo y conocía los mecanismos que le ayudaban a llevar una vida cómoda. Hoy damos por supuestas miles de las acciones que hacemos de la forma más natural, desde encender la luz sencillamente apretando  un interruptor hasta presionar una tecla que nos saca toda una enciclopedia ante los ojos que además no escribe nadie, pero la componen todos, sin entender para nada su funcionamiento. Todo ello responde a una forma de aplicar procesos que no entendemos, que damos por sentados y que son el motor de nuestra cotidianeidad. Eso sí sería transgresor, ser participes de un espacio cultural conjunto en el que fuéramos capaces  de dar por sentado que somos más de 500 millones los que hacemos pensamos y sentimos una manera de estar en el mundo. No 45 que queremos darle forma porque en nuestra pequeña península nació todo. Sentirnos miembros de una identidad compartida. Sin entender cómo, sin saber el mecanismo, ese sería el interruptor de una forma de proyección y de construcción cultural completamente transgresora. Saltar fronteras para reforzar espacios. Las batallas locales sobre si ha de ser cultura o exteriores, han de estar fundamentadas en un cambio real de política. En un autentico espiritu transgresor que nos ayude a entender los cambios de lugar. 

iberoamerica.1.png

Pero todo ello es imposible si dejamos a la cultura sin su espacio diferenciador más característico: La Creatividad. Con mayúsculas. Esa de la que presumimos continuamente y decimos que a los latinos nunca nos falta. Pero al igual que todo músculo, si no se entrena se  atrofia. La creatividad se estimula de miles de formas, pero la que compete a las políticas de Estado es aquella que permite que esté cerca de los ciudadanos, de la gente normal, con sus costumbres, con sus nuevos modos de acceder a ella; la que estimula su crecimiento en las escuelas, en los centros de formación. La que compete a las políticas de Estado es la que deja que crezca y no la cercena. La creatividad tiene muchas cosas buenas, y entre ellas que si la estimulas luego no se sabe por donde crece, lo mismo te sale un pintor que un físico nuclear. Un escritor que un químico orgánico. Un arquitecto que un urbanista medioambiental. Pero si nos vamos cerrando las puertas a la transmisión de las creaciones, a la circulación de los conocimientos … nos vamos matando la capacidad de aumentar la creatividad del conjunto. Esto como casi toda actividad humana es fundamentalmente un acto social. Una sociedad creativa impulsa la generación de individuos creativos. Una sociedad castrada mata a los individuos creativos, o lo que es casi igual de malo, los obliga a marcharse.

El derecho de autor es incuestionable, nadie puede decir que no se defienda. La necesidad de generar mecanismos para defender a los creadores es incuestionable. Pero hemos llegado al momento en que al igual que se hizo en el siglo XVIII, el tema sea objeto de un gran debate. Fueron muchos los problemas que se pusieron encima de la mesa cuando se aprobaron las primeras leyes que regulaban este campo, hoy como parece obvio son muchas más las controversias que hay que dilucidar. La llamada ley Sinde es mala. Sobre todo porque no está construida tras escuchar el gran debate que se debió  realizar. Se construyó  escuchando a una parte y claro la otra se encolerizó. Pero no sólo hay dos partes, son muchas las que en el siglo XXI, que vive del conocimiento y de la creatividad, o al menos así lo pregonan a los cuatro vientos los intelectuales del momento, están involucradas. Es preferible pensar un poco más, incorporar más opiniones que correr para acallar a un sector… que quizá sea el que más grite, pero no es el único que tiene razones para pedir una nueva ley.

Quiero confiar en que la gestión nueva dé motivos para pensar en una institucionalidad nueva. Ya no es más un debate entre izquierdas y derechas, lo es entre dos formas de concebir el futuro, la que lo acepta como viene y trata de favorecer un crecimiento conjunto y armónico, o la que quiere que el futuro sea una mala replica del pasado.

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
8 diciembre 2011 4 08 /12 /diciembre /2011 12:23

Hace tiempo que os debo un abrazo rodeado de palabras. Mis queridos y extrañados amigos Pedro Gorriti y Guillermo Molini. Aquí seguís,  con nosotros, pero la triste realidad es que nosotros seguimos sin vosotros. Esto de morirse tiene eso, que el que se queda se queda contigo, pero sin ti,  “ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio…” los espacios se llenan de memoria,  de esa memoria construida con los recuerdos que nos da la gana, incluso con los que  reinventamos, poniendo matices que  no sabemos si fueron o están siendo.  Pedro no hay un solo chiste que me cuenten y no te cuente a ti el primero. Hasta los malos, sabiendo las caras que ponías cuando los chistes eran malos. Ni una sola vez que pase por la plaza de Olavide y no te salude Guillermo, y de vuestros tiempos en Olavide con Almudena no es que haga siglos, hace milenios… que el tiempo es muy suyo para esto de las memorias. Os extraño cada día un poco más, no se pasa, no deja de doler el no poderos llamar para... cotillear, chismear, enredar, comadrear, querernos con las palabras que nos decimos y con las que dejamos de decir. Simplemente para saber que podía hablar con vostros.

img133.jpg

El tiempo hace tantas y tantas cosas con nosotros, que como para creer a Stephen Hawking cuando dice que no existe, claro que existe y te separa de los amigos, de algunos como de vosotros, así de sopetón, de otros te va alejando sin saber muy bien el porqué. La realidad es terca y le pone nombre distintos a las cosas, que si la familia, que si la mujer o el marido, que si los niños, por cierto me vais a matar, pero no he vuelto a ver a los vuestros desde que os marchasteis. En fin esas cosas que a  los 18 años que teníamos cuando nos conocimos nos parecían imposibles, dejar de vernos… ni por todo el oro del mundo, pues ale y además sin oro, que  estamos pobres. Como dice Serrat, no es amarga la verdad, lo que no tiene es remedio.  

A los dos os hubiera gustado mucho ver la cantidad de cambios que se están produciendo. Europa y claro en ella España se arruino, según mi modesta opinión fue un poco de mala gestión por parte de los gobiernos y un mucho de avaricia por parte de los usureros tradicionales que cada cierto tiempo hacen esto para demostrar que lo de los ricos y los pobres no acabará nunca. Por ese facilismo que tenemos los españoles decidimos echarle la culpa al gobierno, la derecha estaba deseando culpar a Zapatero de algo, y aquí encontraron un filon. Pero creo que esta vez se puede decir que en más de un 80% la culpa fue de los usureros. Esos lobos que ni pierden el tiempo en disfrazarse de corderos. Arruinaron Europa, y  nadie habla de Centro América o de  África, pero para qué van a hablar, solo con decir cada día que en el cuerno se mueren de hambre parece que lo tenemos resuelto.

Ya somos siete mil millones, desde que os habéis ido hay setecientos millones más de seres humanos en el mundo. La cosa parece que se pone difícil,  hay una serie de reptiles disfrazados de seres humanos, y no son los extraterrestres de “V” , que lo único que les interesa es matar todo lo que hay a su alrededor, ellos lo ponen más difícil todo. Lo peor el nuevo miedo. Ese a perderlo todo, a quedarse sin trabajo, a perder la hipoteca, a no tener techo, ni comida para los hijos, ni futuro en la vejez. Ese miedo es la nueva herramienta de los reptiles. Yo lo tengo, lamento confesaros mi cobardía, pero lo tengo.

img049--2-.jpg

Bueno lo que os decía, que  os gusta esto de la política a los dos. Este gobierno que se va no fue tan malo como lo pintan. Lo peor estuvo como ya suele ser habitual en nuestro campo, en cultura. Deplorable. Los tres ministros que pasaron por  la casa de las siete chimeneas fueron a cada cual peor. No sé porqué no se dan cuenta de que si todo cambia lo primero que debiera cambiar son las estructuras culturales, el pensamiento cultural, la función de la cultura. Pues nada erre que erre con la misma  y torpe manera de mantener un status quo para esa institución que consigue  cada vez estar  más lejos de los ciudadanos, que la gente la sienta como prescindible. Que no la quiera, y eso que no os hablo de la SGAE... Que mal, pero que mal hemos hecho la política cultural. En fin mientras la sigamos encerrando en los museos , y en las instituciones con mucho ladrillo y sin gente, seguiremos sin entender qué  es eso de la cultura que tantas y tantas conversaciones nos llevo.… es sencillamente estar con la gente, saber mirarla y saber entenderla, no encumbrar creadores, para luego usarlos y tirarlos, ni pagar millones por cuadros, y convertir el arte en "valor estable" , sino saber conseguir que la gente se sienta entendida y respetada en su creatividad. 

Otra cosa en la que seguimos sin acertar, pero ya no solo España sino en general, es en la educación. En cultura lo hemos hecho especialmente mal nosotros, pero en educación el mal es global. No hay cómo hacer entender a los ministros y a los decisores del mundo educativo que esto ya no va más así, que hay que cambiar. Que no podemos seguir con ese modelo que sirve para fabricar frustrados. Y venga a decir… Con seis títulos y tres idiomas y sin trabajo… y a buscar la culpa en la estructura laboral, en lugar de en los modos de enseñar la vida. De entender que el mundo ha cambiado, no es que esté cambiando, es que ha cambiado. De iniciar a la gente en este noble arte de estar vivos. Que putada deciros estos a vosotros, no tengo ni idea de dónde estaréis ni si estaréis en algún sitio o solo habitáis la memoria de los que os quisimos con el alma. Pero lo que sí sé, es que para mi vida, para la de mi gente, para mi felicidad y para la de mi gente, el que hayáis vivido con el arte  con el que lo supisteis hacer,  ha sido y es una escuela que nos permite ser mejores personas. Como se os echa de menos... par de cabrones.

En lo personal, seguimos buscandonos la vida con distintas suertes, con distintas miradas y con iguales pretensiones, estar lo más a gusto posible con nuestra gente y con el entorno que nos rodea. La ética y la estética siguen presentes en todos nosotros y de vez en cuando nos miramos a los ojos, poco, la verdad sea dicha y nos damos cuenta de que os extrañamos mucho 

En fin como veis  la vida sigue, no sé si es más rápida, o es que yo ya soy mayor y voy más lento. Pero esto va a una velocidad increíble. Sigo hablando con vosotros, a veces más que con los que  siguimos vivos, por eso de la velocidad, del vértigo al vacío de la pobreza, de la miedosa sensación de un futuro despoblado de posibilidades de subsistencia. Hablo con vosotros de eso, de estar y como diría Gabriel Celaya ,

(…)cuando se miran de frente

 los vertiginosos ojos claros de la muerte,

se dicen las verdades:

las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

(…) Poesía para el pobre, poesía necesaria

como el pan de cada día,

como el aire que exigimos trece veces por minuto,

para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

(…)Son palabras que todos repetimos sintiendo

como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.

Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.

Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

 

Un abrazo desde lo más profundo de nuestra historia Pedro y Guillermo, un abrazo cargado de palabras. 

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo
28 noviembre 2011 1 28 /11 /noviembre /2011 18:56

file1238.jpg

 

Acabo de llegar de un mes de noviembre glorioso. Lo he disfrutado como pocos meses de noviembre en mi vida, debe ser por eso del 11 del 11 y las cábalas. Tres encuentros  que han  dado mucho combustible para el motor que pone en marcha esto de las ideas. Belo Horizonte, fascinante  la juventud y presencia de lo que ahora configura Brasil, la fuerza, el empuje, la ilusión. Tras él,  Quito, un modelo diferente de poner a pensar a los actores en la cultura y sus impactos en la ciudadanía. El diseño del  trabajo fue brillante, en la misma mesa  quienes piensan y quienes hacen  rompiendo  esa dicotomía que se venía imponiendo  que separaba los lugares de pensamiento y acción. Con una elegancia en que los resultados   nos dejaron  pasmados a los que  estábamos allá. Cali, espacio de encuentro de quienes maduran que esto de la industria cultural debe ser repensado y fortalecido bajo otras ópticas, con mayor participación  y con fuerzas nuevas que comiencen a interesarse por trabajar la cultura desde otros parámetros.

Cali y Quito 017


Varias conclusiones que me atrevo a decir han sido comunes   y una propuesta final que voy a elaborar a partir de todo este relato.

La primera conclusión  es la cada vez mayor separación que se viene constatando entre institucionalidad y ciudadanía. En diferentes escalas, pero con ese toque de atención a las autoridades competentes de que la cultura está en otro sitio, que quiere estar apoyada y empujada con otras herramientas y que necesita que las instituciones se acerquen a lo que pasa de verdad en las calles y en los espacios nuevos que se están construyendo.

La segunda la fuerza con que los escenarios y los lugares de la cultura se construyen a partir de nuevas relaciones, con  nuevos protagonismos y pensando en esas maneras distintas que se imponen en todas partes de “consumir” cultura.

La tercera el protagonismo de la juventud en el tema. Repensando su futuro y su manera de construir modelos de participación política, de inserción de las “minorías” , de incorporación de la mujer, de rechazo a los modelos  financieros que nos dominan sin dejarnos ver más allá del crudo y vil metal… En definitiva de querer usas la cultura para asentar el cambio que buscamos por todas partes.

La cuarta la transformación vertiginosa de los escenarios y los lugares desde dónde se hace y se difunde la cultura. Escenarios que son cada vez más poliédricos, multidisciplinares y complejos. Con resultados que de igual manera ya no pueden seguir siendo analizados bajo los ejes tradicionales.

La quinta la necesidad de introducir maneras diferentes de financiar la cultura, con la idea de revisar el espacio que se necesita en la Responsabilidad Social Empresarial, pero también entendiendo modos distintos que van desde la reaparición del trueque, a la coparticipación solidaria.

Cali-y-Quito-079.JPG


La sexta la ineludible necesidad de revisar la legislación vigente. Con valentía, sin miedos a decir que no nos queremos comer más leyes Sinde, que ponen la culpa y la condena en el eslabón más débil de la cadena, sin respetar que los nuevos consumos necesitan de verdad nuevas miradas a los que desde siempre han sacado tajada de la jugada de la creación.

La séptima el valor real del conocimiento como espacio de construcción de un nuevo siglo XXI y por ende la imprescindible complicidad para  establecer nuevos nexos de unión entre la educación y la cultura para conseguir que el conocimiento sea un espacio de creatividad y la creatividad un espacio de conocimiento.

La octava el impostergable dialogo entre la cultura y sus hermanas de cimentación de nuevas sociedades, el urbanismo, la salud, el medio ambiente, la ciencia, espacios que se deben pensar  de encuentro y no como hasta la fecha disciplinas separadas peleando por presupuestos diferenciados y cuotas de poder delimitadas.

La novena es un sentimiento que me ha conmovido especialmente porque hace referencia a una mirada sorprendente. Queremos y necesitamos tratar bien, incorporar y escuchar a nuestras personas mayores. Cada vez son más en todas las sociedades y cada vez son menos importantes. Ya está bien de respetar patrimonios y destrozar la vejez construyéndolo como el espacio de la inutilidad.

 

resimusic-030.JPG

La décima me resultó igual de sorprendente, no queremos seguir pensando sólo en las ciudades, porque si seguimos así, haremos culturas urbanas desurbanizadas. Se necesita volver a poner a dialogar todos los territorios de la Nación, del globo… sin dejar por fuera nada ni nadie, porque ésta política es la fuente de una nueva manera de exclusión  que puede traer marginalidades más exageradas aun de las que existen. Cierto que las ciudades son hoy el motor más activo de la política y el actuar de la cultura, pero en los tres espacios se dio cuenta de que no sea el único.

La undécima, y con esta termino por aquello del once del once, la fuerza de las nuevas redes y los nuevos modos de construir comunicación. Ya no hay más espectadores y creadores, se va imponiendo la fuerza del binomio en el mismo espacio, porque la gente quiere ser activa y quiere comunicar, quiere participar en los procesos de creación y publicar sus relatos, y sus fotos y sus videos y sus músicas, no tanto con el afán de triunfar sino con el de estar… en ese nuevo universo creativo que todos soñamos.

Cali-y-Quito-160.JPG

Debates abiertos al público y capaces de saber escuchar los más discrepantes modos de entender el futuro, porque los tres han sido espacios en que se ha tenido muy claro que exteriorizar el disenso es la primera parte del proceso para conseguir ponerlo a convivir. Los disensos no se deben suprimir, todo lo contrario, deben ser escuchados y respetados, porque eso y solo eso es aprender a respetar la diversidad.

De forma paralela y por desgracia con una mucho menor participación por mi parte, se han llevado a cabo en España dos grandes foros, el de las industrias culturales en Español y el de Ciudades Creativas, no me atrevo a incluir las conclusiones en la lista anterior, pero sí me comprometo a contrastar y conversar con los organizadores para intercambiar resultados.

De todos y de cada uno de ellos iré dando cumplida cuenta en este Blog, con resúmenes, opiniones y debates, pero hoy quería, justo al llegar a casa y sentarme a descansar de las horas voladas, ( en el sentido más amplio de la expresión) , compartir mi felicidad por lo sucedido. Cuando el mundo entero habla de crisis y de los horrores que comete la banca contra los ciudadanos. Cuando Europa se rasga las vestiduras ante la inutilidad de su BC. Cuando pareciera que solo nos mueve el piso que nos toquen la cartera, resulta que en cinco lugares diferentes, con cinco temáticas distintas, se construye un panorama de soluciones y propuestas que están cercanas a lo que significa ser humanos. Querer ser humanos. Disfrutar de ser humanos. Sin que el terrible estado de ser clientes bancarios consiga amargarnos la fiesta de estar vivos.

Eso que sólo he hablado de Noviembre… algún día debiéramos hacer un recuento de todo lo que sucedió en Girona con la comunicación y la cultura, en Cartagena de Indias con la Cultura y el desarrollo, en Belo Horizonte con Interlocal, en Mar del Plata con la cultura y la política y así muchos, muchos más procesos de búsqueda.

Por tanto mi propuesta final, es que sigamos reuniéndonos, encontrando otros caminos, hablando de aquello que de verdad  queremos  hacer, presionando y gritando que sus crisis no conseguirán acabar con nuestras ilusiones. Sigamos manifestándonos a través de manifiestos y de manifestaciones. Porque como dice Galeano, lo mejor de la Utopía es que nunca la alcanzas, es ella la que te hace seguir en movimiento.  

Habrá quienes digan que la utopía no soluciona el hambre, que no cambia la situación de desempleo y que no ayuda a comer a la gente… ¿lo hace la economía??? A las pruebas me remito.

 Cali-y-Quito-176.JPG

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo