Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 agosto 2011 7 21 /08 /agosto /2011 19:09

 

Mucho se ha escrito en España y mucho más se escribirá seguro sobre la visita del Papa a esta tierra. Casi todo lo que he leído venía enquistado en el dinero, lo que cuesta, lo que deja de costar, lo que pone uno, lo que deja deponer el otro, lo que se gana y lo que va a dejar para Madrid este acontecimiento.

IMG_7565.JPG

Indudablemente el tema del dinero tiene importancia, pero el costo total no es ni la tercera parte de lo que pierde la bolsa una mañana de bajada o lo que gana un especulador en una subida de intereses de esos que no sabemos cómo se producen. Lo que es peor, el costo total no es ni  la punta del iceberg de las finanzas  vaticanas, donde  pedir el voto de pobreza es tan inútil como pedirle a Steve Jobs que deje de inventar gadget. No creo que el  total alcance ni para renovar el vestuario de la guardia suiza, que aunque sólo son ciento y pico, visten muy bien. En fin que el tema de las finanzas me parece importante, pero más importante me parece  la ausencia de un mensaje  renovador por parte de quienes creen en la transformación que hace más de 2000 años predicara un hombre, fuera o no fuera Dios, en ese lugar del mundo donde han nacido las principales religiones monoteístas del mundo. Vinieron  más de un millón de jóvenes a los que  se les habló de sexo, Dios que trauma; de abortos, Dios que trauma; de divorcios, Dios que trauma; de familias estables, Dios que trauma; de la vida sin fe, Dios que trauma; de raíces cristianas, Dios que trauma; del avance del laicismo, Dios que trauma; de la perdida de presencia eclesiástica, Dios que trauma; de la salvación eterna, Dios que trauma; de la no presencia en la Eucaristía, Dios que trauma; de seguir a Dios sin la Iglesia, Dios que trauma.

Dios que trauma, parece  la idea fuerza de esta visita;  traumatizar a los jóvenes, hacerlos sentir más culpables todavía, por la ausencia de una iglesia que va desapareciendo, pero no precisamente por culpa de los jóvenes, que la necesitan, la quieren y quieren edificar su vida en torno a unos valores, que tanta mitra y tanto báculo, no dejan ver.

IMG_7631.JPG

Con más de un millón de jóvenes concentrados, de todo el mundo, no se debe dejar de hablar de lo que está pasando con los mercados, (salvo que deben ser más éticos, única referencia de toda la visita) con el dinero de la especulación financiera, con las bolsas de valores ( los valores que cotizaban en el Banco Ambrosiano, no los otros). Su fundador tuvo una de sus grandes broncas con los "mercaderes", pero lo olvidamos con la misma facilidad que hemos olvidado que de su boca nunca salió nada de lo que hoy traumatiza a sus representates.   Me parece que este viaje se ha construido para defender una institución, una manera jerárquica de poder y un modo de ejercerlo. No para revitalizar los valores y la fuerza de una gente que con 14 años y hasta 30 quieren, de verdad lo quieren, cambiar el mundo.

He ido dos días a pasear con ellos por las calles de Madrid, a escucharles hablar, a sentir muy cerquita ese soplo divino que ellos dicen sentir y dejarme contagiar por los anhelos y las esperanzas de todos ellos. He escuchado tres grandes discursos del Papa, eso sí, la verdad sea dicha, por televisión. Vivir la verdad en Cristo, sentir la Verdad del Señor, abrazar la verdad como forma de vida, poner la verdad por encima de todas las cosas… Pero ¿qué verdad? La de que nos perdonen la excomunión por haber abortado; Dios que trauma,  porque ha venido el Papa… ¿¿¿ya puedo volver al cielo??? Me quedo sin trauma… seamos serios, esto ya no es cuestión de fe, es una cuestión de respeto. La gente joven que ha llegado en masa a Madrid lo ha hecho con la mejor de sus intenciones y nos guste más o nos guste menos la verdad es que Madrid los ha tratado con sus mejores galas.

IMG_7580.JPG

El señor Ratzinger criticó a los que se creen  falsos dioses en su primer discurso y son capaces de otorgar vida o muerte… pero ¿no era lo que hacía la inquisición (tribunal que por cierto él presidió algunos años antes de ser nombrado Papa) durante tantos y tantos años y por la que nadie ha pedido perdón públicamente todavía??? 200 confesionarios y ni un viso de arrepentimiento por los pecados cometidos, que les han costado tanto y tanto dinero en indemnizaciones,  por ejemplo en USA ya van más de 600 millones de dólares, pecata minuta los 50 de Madrid.  Claro que como ellos ven al Papa todo el día, posiblemente les perdonen la excomunión sin problemas.

Los jóvenes no me han desilusionado, me gusta le gente que cree, que tiene fe, que tiene ganas de cambiar a través de sus creencias aquello con  lo que no se sienten a gusto. No me hace falta estar de acuerdo con ellos, lo hacen sin violencia, igual que los del 15M diga Gallardon lo que diga… yo estuve allí y no pasó nada, salvo cuando cargó la policía.

IMG_7652.JPG

Si a la gente que cree en los ideales del 15M le dieran 50millones de Euros, un bonobus gratis y bolsas de comida, además de ayudas en sus países para venir y la bendición de la policía, en lugar de sus porras, ¿Cuántos vendrían? A la derecha de este país no le da vergüenza traerse a un millón de personas, pero parece que a la izquierda le da vergüenza sólo pensarlo. Estoy seguro que un discurso de Stephane Hassel en cuatro vientos y con las condiciones que ha tenido Ratzinger convocaba por lo menos a la misma cantidad de gente. Pero esto no puede ser una pelea de cifras. Estamos hablando de ideales (diferentes, pero ideales) de maneras de pensar como cambiar esto, de acercar posturas, de unir emociones. Estamos hablando del futuro, no de traumas, ni de miedos, ni de milagros más o menos creíbles, del futuro.

IMG_7581.JPG

El discurso y el fondo de todo el viaje me ha desilusionado,  lo mismo que me alejó en su día de ser practicante primero  y creyente después. No saben salir de un discurso falaz, de una mediocridad intelectual deplorable, de una incongruencia en su actuación ofensiva y sobre todo de un seguirse mirando el ombligo insultante. Lamento ser tan duro, y criticar con tanta vehemencia, pero la fuerza de los jóvenes merece un respeto democrático, inserto en los valores del siglo XXI, un discurso que les ayude a ser capaces de entender a los que piensan diferente. El tiempo de las hogueras pasó, por suerte. Estamos intentando entrar en el del respeto a las diferencias y la diversidad.

IMG_7586.JPG

 

Compartir este post

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo

Comentarios