Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 marzo 2011 2 15 /03 /marzo /2011 09:20

file1124.jpg

Más allá del cine, del teatro, de la música, de la pintura, de los libros o los periódicos, de la artesanía o la escultura, en fin de las cosas que hacen los artistas, los creadores, los constructores de símbolos para contarnos. Más allá de todo eso también hay cultura. La hay en la manera de estar juntos. En la forma de ayudarnos a salir de las crisis, en los modos de construir ciudadanos, en los caminos que dejamos para que unos y otros puedan transitar sin tener que dar empujones o codazos.

Hay cultura en Japón, que dolor más inmenso perderlo todo y que capacidad la de aguantar una cola en un supermercado ante la ruina que circunda y no molestar al que va delante ni al que tienes detrás. Que lección de cultura la de los comerciantes que no suben los alimentos para hacer del sufrimiento un negocio tan horripilante como real. Que soberanía cultural el pedir ayuda al mundo cuando ves que tus reactores nucleares están dañados y necesitas que te apoyen en las decisiones a tomar.

También por desgracia hay cultura en el proceso político de España. Como buitres aprovechamos una crisis económica para sacar todos los trapos que ni siquiera están sucios, están roídos, gastados,  carcomidos por el furor del temporal que han causado los acuñadores de monedas, y con esos trapos ondeamos  a los cuatro vientos la falta de ideas y la falta de coherencia en el debate.

Hay cultura en la frase que está de fondo, “quítate tú pa ponerme yo”, que voy a hacer lo mismo pero con otro color. Lees los periódicos y los únicos que tienen opinión, que dan ideas, que sugieren alternativas, que proponen formas diferentes de estar y de ser ciudadano y constructor de democracia participativa son los que no militan en ningún espacio político. Ves la televisión y no hay nadie que te sorprenda con un discurso aunque solo sea amable. Oyes la radio y los tertulianos siguen sobre el cadáver del pobre parado haciendo más sangre de su desgracia.

Hay cultura en una Europa que no se atreve a defender a los Libios frente a los mercenarios. Que no se atreve a ser Europa, porque ya no sabe que es lo que significa. Le tumbaron la sociedad del bienestar y los que lo tumbaron encima se permiten darle clasificaciones sobre su capacidad de riesgo financiero.

Hay cultura en el modo en que construimos educación, aunque de eso nos vamos a ocupar en exclusiva en otro artículo. Una educación en la que enseñar a ser ciudadano causa polémica, en la que dar valor a las artes, causa malestar, en la que enseñar a ser del mundo enoja a los del pueblo patrio.  Una educación que deja el camino salpicado de “cadáveres” porque eres un muerto si no eres capaz de ser lo que te piden que seas y que ya no sirve de nada.

Hay cultura en todas partes, y parece que seguimos empeñados en buscarla en los museos o en las salas de espectáculos. Hoy para enseñar cultura lo mejor no es recurrir a la historia del arte, fiel reflejo de la forma de llegar hasta aquí. Lo mejor es pensar qué queremos cambiar y comenzar a reflexionar sobre las formas de hacerlo, veremos como la cultura, la que va más allá de la cultura de las páginas de los periódicos, que no es otra cosa que una crónica de espectáculos, tiene mucho que decir. 

Compartir este post

Repost 0
Published by fvicario
Comenta este artículo

Comentarios